Reseña de la película: La Monja (2018)

Por Ecatl

Después de haber esperado una de las producciones fílmicas de terror más anheladas de este año, siento una decepción a una fórmula que bien se pudo haber salvado por mucho, ya que había madera de donde cortar; y es que con la reciente ola de “spin off” que de un tiempo para acá ha reforzado los universos y derivados de las franquicias, era de denotar que podría ser un fantástico trabajo para cimentar de una vez más las creaciones fantasmales y sobrenaturales de James Swan.

En esta ocasión, La Monja (The Nun) es dirigida por Corin Hardy, quien ya lo habíamos visto en el género de terror con The Hallow (2015), y estelarizada por Demián Bichir y la hermosa Taissa Farmiga.

Innegablemente el filme tiene una producción excelente y el sonido es abrumador, considero que fue un poco excesivo el uso de atmósfera lúgubre, ya que entorpecía un poco para haber explotado los interiores y exteriores de la zona rumana donde se desarrolla la trama.

La Monja repite uno de los problemas con las películas que particularmente tienen las producciones de James Swan; empiezan con un ritmo lento que te va adentrando de manera interesante hacia la trama, manejando de manera casi perfecta el suspenso, buscando que el espectador vaya relacionando las imágenes escalofriantes y preparándonos para una catarsis visual, cuando, de repente, en la mitad de la película siempre se les cae de manera abrupta, tratando de resolver la trama de manera muy sencilla, recurriendo a ciertos clichés válidos, en lugar de darle más causa y trasfondo a los personajes que nos generan el desarrollo visual.

Cabe destacar que una formula con la que se defiende “La Monja” es el susto gratuito. Muchas situaciones que sin duda te harán sobresaltar de tu asiento, pero solo eso, creo que es una manera muy inmediata de alterar a un público que cada vez se aleja drásticamente de lo que es una buena película de terror.

Demián Bichir, a pesar de su acartonado papel de Sacerdote con un pasado
atormentante (Me recuerda a cierto Padre Karras por ahí), sabe salvar su papel y demuestra una vez más su nivel actoral. A pesar de esto las pequeñas dosis de humor acaban por arruinar los momentos de tensión y ridiculizan las situaciones catárticas del filme.

Algunas secuencias del filme son buenas, precisan en las atmósferas terroríficas y en verdad la imagen de La Monja es siniestra e inquietante, pero se pudo haber explotado mucho más el folclore rumano y la complejidad del origen del demonio “Valak”, mencionado en “La llave menor de Salomón”, o al menos intentar darle una fuerza a un mito que resuelven con dos pentagramas y un par de cruces invertidas.


La película no es del todo mala, a pesar de su torpeza y argumento sacado de una servilleta, logra su cometido, una sala de cine repleta de gente gritando o riendo de nervios, pero no está en tela de juicio que es por mucho, mejor El Conjuro (James Swan,2013).


Carlos Villavicencio

Gamer de tiempo completo y Arquitecto cuando sobra tiempo. Los tipos de juegos que le apasionan son variados pero preferentemente se involucra con RPGs y juegos de acción aventura en 3ra persona. Aprecia una buena historia y los momentos épicos de los videojuegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

FACEBOOK
FACEBOOK
YOUTUBE
YOUTUBE
INSTAGRAM